lunes, 15 de junio de 2020

Vuelo sutil

Si estamos atentos y prestamos atención se pueden recibir señales angelicales a través de plumas, canciones, libros, frases, números e incluso a través de animales como mariposas, mariquitas y también colibríes.

No sabía mucho de colibríes, pero empezaron a llamar mi atención cuando comencé a verlos todos los días. Vivo en el último piso de un edificio y detrás hay un gran árbol, el año pasado escuché un canto de pájaros que no reconocía. Días después vi a los colibríes revoloteando, posándose sobre las ramas, volando de un árbol a otro. Al generar un cariño especial por ellos, desde la ventana del apartamento les hablábamos con mucho cariño.

Después de un tiempo de verlos tan seguido, decidimos investigar sobre ellos y encontramos que se podía hacer un néctar, compramos el bebedero y lo pusimos en una ventana de la cocina. Pasaron los días y nada, pero los seguíamos escuchando y viendo. El 24 de octubre de 2019, se acercó uno por primera vez y no volvió. Seguía pasando el tiempo y nada. El 30 de noviembre alcancé a ver en la tarde cómo un colibrí se acercaba al bebedero. Al día siguiente, mientras estaba en un evento, en mi casa vieron cómo empezaron a tomar del bebedero todo el día.

Todo diciembre, enero y parte de febrero estuvieron viniendo mañana y tarde, todos los días. En cambio en marzo y abril, a pesar de que los seguíamos viendo en el árbol, no vinieron a tomar néctar. En mayo, estuvieron viniendo algunos días y este mes también, volverlos a ver cerca nos alegra el corazón.

Aunque no sabemos por qué dejaron de venir tan seguido, les seguimos teniendo el mismo cariño, los seguimos amando en libertad, disfrutamos de sus cantos, de sus vuelos y de sus bailes frente a la ventana, poderlos ver en el árbol y hablarles también nos alegra el día. Ahora sabemos que pese a su pequeño tamaño, su belleza y su gran corazón también son un animal de poder.


lunes, 8 de junio de 2020

Ganadora sutil

Como les pasa a muchas personas, yo también creía que no tenía suerte porque no me ganaba ni una sola rifa. Todo cambió desde el 2018, cuando empecé a cambiar la forma en que veía ciertas cosas y empecé a cambiar ciertas creencias limitantes.

Todo empezó cuando quise profundizar y trabajar en mi abundancia y prosperidad. Esa intención me llevó a recibir señales, información, cursos, conferencias, seminarios en los cuales trataban el tema desde diferentes perspectivas y especialidades.

Obtuve interesantes herramientas que me permitieron abrirme a la abundancia y a conectar con ella. Cambié visiones, pensamientos y creencias que me estaban bloqueando. Aprendí muchísimo, me di cuenta de la importancia de la gratitud y el merecimiento, de darte cuenta de todo lo que tienes y el universo te ha brindado. Empezar a notar y agradecer que tienes un hogar, una cama, que tienes la oportunidad de bañarte, que tienes alimentos, que tienes vida, que tienes salud, que puedes disfrutar del sol, que tu familia está bien, que por derecho divino naciste merecedor.

También dar gracias porque tienes lo que necesitas, sí, porque recibes lo que es mejor para ti, para evolucionar, para avanzar. A veces estamos pidiendo cosas que queremos y no nos las dan porque no las necesitamos, no son relevantes para nuestro crecimiento. En cambio, cuando estamos alineados y pedimos lo que sí necesitamos, van llegando las señales, va llegando la información, va llegando lo que pedimos y podemos notar como la abundancia se manifiesta en nuestras vidas.

Generalmente, asociamos la abundancia con el dinero, y aunque están relacionados, ésta abarca cada detalle de nuestras vidas, desde el más pequeño hasta el más grande, desde lo espiritual hasta lo material. La abundancia se puede manifestar de diferentes formas que a veces no notamos porque nos han enseñado que para ser abundantes hay que conseguir un empleo y ganar dinero y aunque es una forma de vivir, hay muchas otras que también son válidas y que al darnos cuenta que existen, podemos entender que siempre estamos siendo sostenidos, que si fluimos con su energía, siempre estaremos agradecidos por la abundancia que se manifiesta a diario en nuestras vidas.

Como dije al inicio, desde el 2018 quise profundizar y aprender más sobre cómo podía conectar con mi abundancia y prosperidad. Bueno, hasta el día de hoy sigo con ese deseo y sigo estudiando y aprendiendo. Se preguntarán porque escribí que no creía que me ganara ni una sola rifa, pues el año pasado me gané varios sorteos por Instragram, para ser exacta fueron tres y pues los que han participado en concursos por esa red social entenderán que no es fácil, incluso he participado en muchos más sorteos ahí, pero me he dado cuenta que los que he ganado son lo que necesitaba.

El primero que me gané fue con Igor Kronfuz, a él lo conocí en la Casa de los Ángeles de La Castellana, en una feria angelical dio una charla y nos habló de su taller "Bolsillo lleno, corazón contento", me encantó lo que contó y pensé que algún día lo podría hacer. Mucho tiempo después, él hizo un concurso en su cuenta de Instagram para regalar un cupo en su taller, yo participé con mucha cautela y al día siguiente me notificó que había ganado. Es un taller donde se aprende bastante, la forma en que plantea nuevas formas para atraer abundancia es maravillosa, Igor es una persona amorosa y muy dulce. Ganarme ese concurso también fue una manifestación de cómo llega la abundancia a mi vida. El segundo fue con Igor también, me dio varias opciones de premios y decidí aceptar un libro suyo. El tercero, fue al finalizar el año organizado por Juan David Cardona de Be.Think.Do y Kathe Hidalgo de Estudio Índigo. Con Juan David estuve en una meditación de sanación poderosa y con Kathe estuvimos hablando y ella canalizó la imagen de mi ángel en un hermoso dibujo.

Aunque he seguido participando en sorteos por esa red social y no he ganado más, me siento agradecida y afortunada de haberme ganado esos tres. Además, sé que la abundancia sigue manifestándose en mi vida de muchas otras formas.


lunes, 11 de mayo de 2020

Señales sutiles

Muchas veces nos dicen que recibimos señales del universo, de Dios, de los ángeles. A veces no las notamos, otras veces sí, pero no las entendemos y  en algunas ocasiones, tenemos el privilegio de notarlas y entenderlas. Si quieres lograr entenderlas, debes seguir pidiendo señales hasta que las puedas entender, para realmente comprenderlas hay que recibirlas con el corazón y con la guía de la intuición.

En esta historia sobre mi vida, en la que mi ángel guardián se hizo presente, aparecen señales que al principio parecían sutiles, luego tomarían más fuerza y me traerían una gran sorpresa.

Para ponerlos en contexto, les debo contar que con Jimena, una amiga de la universidad, tenemos un proyecto muy bonito donde generamos contenido sobre temas de crecimiento personal, espiritual y de conciencia. Con ella compartimos la pasión por esos temas y admiramos a muchas personas que han contribuido en nuestros caminos personales, uno de ellos es Julián Vallejo, él es un reconocido angeólogo, coach espiritual y escritor.

Supimos de él porque hacía predicciones angelicales muy interesantes en reconocidos medios de comunicación. Entonces, conectamos mucho con lo que él decía y cómo lo decía, lo empezamos a seguir en sus redes sociales, en su canal de YouTube, y en los horóscopos semanales que hace en su blog en El Tiempo.

Diciembre de 2018, nos encontramos con Jimena para celebrar mi cumpleaños, como ella sabe que yo sueño mucho y a veces no entiendo bien los mensajes que recibo, me regaló el libro Un ángel para tus sueños, escrito por Julián Vallejo. Precisamente, él en sus predicciones de 2019, para mi signo decía que el ángel de la guarda era el que me acompañaría ese año, que usara algún accesorio de plata. Como mi mamá y yo compartimos el mismo signo, cada una se compró un anillo de plata.

Viernes 11 de enero de 2019, Jimena y yo nos reunimos para organizar las preguntas para nuestros nuevos videos y hacer una lista de personas que nos gustaría entrevistar, ahí incluimos a Julián Vallejo, pensando contactarlo a futuro. En la reunión, Jimena, a través de los oráculos que había comprado, me dio un mensaje de los ángeles para el año, uno de los ángeles que me salió fue el ángel de la guarda, Jimena se sorprendió porque esa carta todavía no le había salido. Ese día, sentimos una energía muy especial y estábamos muy emocionadas por los videos que íbamos a realizar.

Al día, siguiente, el sábado 12 de enero de 2019, salí en la mañana con mi mamá y con mi tío, íbamos en Transmilenio y se subió un señor vendiendo novenas del ángel de la guarda, la compré porque nunca había visto a nadie vendiendo eso ahí. En la tarde, me encontré con mi amiga Ana para celebrar mi cumpleaños, me gusta celebrar mi cumpleaños y celebrar la vida. Ella me preguntó que a dónde quería ir, yo le contesté que yo me dejaba sorprender. Ana decidió que fuéramos a Usaquén. Dando vueltas por ese sector, conocimos un sitio nuevo y nos encontramos con un amigo de Ana. Los tres nos pusimos a hablar y a recorrer el lugar, de repente a lo lejos entre la gente vi a Julián, sí el mismo Julián Vallejo, mi primer impulso fue acercarme para hablarle, sin pensarlo tanto, lo hice.

Lo saludé, me presenté, le conté que me habían regalado uno de sus libros y que con una amiga lo queríamos entrevistar para un proyecto. Él fue muy amable, aceptó la entrevista y nos tomamos una foto. Yo estaba demasiado feliz, como si hubiera cumplido un sueño que veía muy lejano. Cuando llegué a casa, llamé a Jimena para contarle la historia y ella compartió esa emoción.

Mucho tiempo después, lo contactamos para reunirnos con él y conversar a fondo sobre los videos. Nos recibió con toda la buena energía en su consultorio, organizamos los detalles y días después grabamos las entrevistas (parte 1, parte 2parte 3 y parte 4). Nos fue tan bien con él, que ahora le ayudamos y apoyamos en la parte audiovisual. Además, puedo decirles que es un ser humano extraordinario, sus cursos y meditaciones han sido un gran aporte en mi camino y ahora también tengo la fortuna de decir que es mi amigo.

Agradezco a Dios, a los ángeles, a todos los seres de luz y a mi ángel de la guarda por ponerlo en mi camino y por la hermosa forma de escribir esta historia de amistad.


jueves, 7 de mayo de 2020

La sutileza de mi camino II

Y así como me desconecté, me volví a conectar. No fue de la noche a la mañana, tomó un buen tiempo, porque nuevamente me enfoqué más en lo terrenal, en lo material, en trabajar, en compartir con mis amigos y familia, dejé nuevamente de lado mis meditaciones, mi espiritualidad, y aunque vivía con cierta tranquilidad por las herramientas que ya había adquirido, muy dentro de mí sentía que algo faltaba.
Años después, se terminó el contrato que tenía para la entidad para la cual trabajaba, no era la primera vez que me quedaba cesante, pero no sabía bien qué hacer. Volví a reencontrarme con la espiritualidad, volví a meditar. Me di cuenta que la Casa de los Ángeles había cambiado su ubicación y ahora quedaba más cerca de mi casa.
Un día, mi tío (el mismo que me llevó a mi primera meditación, y es como un padre para mí) me dijo que él me quería regalar una sesión de canalización con ángeles. Para ese gran regalo estuve investigando mucho, conociendo por internet, mirando perfiles, tratando de encontrar a alguien que resonara conmigo.
Después de tanto averiguar, recordé a Diana Cadena de Conexión Estelar, a ella la había visto varias veces hablando de ángeles en televisión y me encantaba como transmitía los mensajes, además había tenido la oportunidad de conocerla personalmente en una charla que dio sobre ángeles.  Decidí ir a una sesión con Diana, la sesión fue maravillosa, recibí los mensajes que debía recibir y también me dieron muchas respuestas y salí con la energía recargada y una profunda felicidad.
Con toda la información que recibí empecé a sanar todo lo que debía sanar, a encontrar cómo podía  unir lo que amaba de mi carrera con lo que amaba de la espiritualidad y el bienestar para poder contribuir y compartir lo que he aprendido.
Ya en este reencuentro no me he vuelto a desconectar, aunque ha sido un camino desafiante en donde he tenido que enfrentar mis miedos, también ha sido reconfortante conocerme y mostrarme tal como soy, tener la oportunidad de conocer personas maravillosas, asistir a cursos, talleres, meditaciones y darme el regalo de seguir aprendiendo y profundizando mientras vivo en equilibrio entre la espiritual y lo material.

miércoles, 22 de abril de 2020

La sutileza de mi camino I

Nací, crecí y aún vivo en Bogotá, Colombia. Vengo de una familia católica y desde pequeña me llamaban mucho la atención los ángeles. Mis primeros años de vida estuvieron dentro de esa religión en donde encontré una conexión con Dios, Jesús, María y los ángeles.

Cuando estaba en bachillerato, un tío me llevó a Brahma Kumaris y ahí medité por primera vez, en esa época no era tan fácil encontrar sitios donde meditar. Fue una experiencia que marcó mi vida, conecté con la meditación desde el primer momento, fue algo que amaba hacer. Por complicaciones en los horarios de las meditaciones y otras cosas dejamos de asistir.

Pasaron muchos años y me concentré más en la universidad, la carrera, los amigos, la familia. Un día estaba en el trabajo revisando un material, escuché que alguien me habló y me dijo algo como que eso me podía interesar y me entregó un papel, lo recibí, aunque no le vi su rostro y no sé quién fue. Un rato después, vi el papel y vi que era una invitación a meditar con ángeles en Usaquén. Algo dentro de mí vibró, me parecía maravilloso que dos cosas que amaba se podían unir.

Decidí ir, el lugar me pareció maravilloso, se llama La Casa de los Ángeles, ahora queda en La Castellana.  Ahí conocí a María del Pilar Rengifo, ella primero daba una charla y luego hacía la meditación. Y nuevamente volví a conectar, como conecté cuando fui a mi primera meditación, volví a ser más consciente de mi alma.

Aprendí muchísimo, hice muchas meditaciones, conocí muchos tipos de meditaciones, todo fue absolutamente enriquecedor. Siempre asistía mucha gente, en su mayoría mujeres, y era muy especial todo lo que se vivía y la energía que se percibía.

Y nuevamente me volví a desconectar, dejé de asistir a las meditaciones porque no resonaba con una nueva persona que las guiaba y no conocía otro lugar. En el próximo post, les seguiré contando la historia de este camino que se escribe día a día.

lunes, 13 de abril de 2020

De caminos sutiles

Hay muchísimas formas de encontrar nuestro camino espiritual porque para cada uno de nosotros hay una manera de vivir nuestra espiritualidad. Cada uno de ellos es igual de importante y válido, nos impulsará a seguir profundizando en él, de querer seguir aprendiendo y entendiendo a ver la vida desde otra perspectiva, cambiando el ¿por qué? por un ¿para qué?

Es un camino de descubrirse y conocerse, de paciencia, de persistencia, de altas y bajas, luces y sombras, de conexión y desconexión, a veces un poco retador y a veces lleno de luz. Lo interesante es que es un proceso, un proceso personal en donde cada quien irá avanzando a su propio ritmo, así que en vez de compararnos, busquemos inspirarnos. 

Si todavía no lo has iniciado, investiga, lee, escucha a tu intuición, asiste a cursos para que vayas descubriendo qué es lo que más te gusta, lo que resuena contigo, lo que te da luz, lo que te brinda paz y lo que te da herramientas y conocimientos que puedas poner en práctica en tu día a día.

sábado, 4 de abril de 2020

Mis Notas Sutiles

Retomo este espacio que había dejado hace mucho tiempo, no solo para compartirles lo que he venido aprendiendo en los cursos y meditaciones a los que he asistido, también para compartirles lo que he venido aprendiendo de la vida en general.

En un principio este blog nació con la idea de ir compartiendo todo lo que consideraba relevante de los apuntes que había tomado, cuando empecé a pasarlos, me di cuenta que como los escribí hace tantos años, tengo unos desde el 2011, que hay frases o palabras sueltas que ya no podía hilar o no recordaba bien por qué en ese momento eran tan relevantes, en parte por eso dejé de publicar.

Iniciando este año sentí que debía retomar este blog con otro enfoque, estuve pensando mucho cómo retomarlo y empezaron a surgir muchas ideas, me emocionaba mucho volver a escribir, pero me dejé llevar por otras tareas, compromisos y cosas por hacer y lo había dejado en pausa.

Hoy decido volver para compartir con ustedes, lo que he aprendido, lo que he vivido y lo que soy. También para contarles que este no es solo un blog, también tengo un canal de YouTube en donde comparto videos que pueden contribuir a su bienestar. En la sección de recomendados les muestro los beneficios de los alimentos y cómo benefician nuestro cuerpo. En los tips les muestro actividades que podemos realizar y cómo mejoran nuestra calidad de vida. En datos les doy información sobre aspectos de gran utilidad.

Quiero aclararles que en el canal simplemente le estoy mostrando las diferentes alternativas que tenemos, no les quiero imponer nada, simplemente me gustaría que en la medida que se vayan conociendo, logren encontrar qué les gusta, que prueben cosas nuevas o que retomen actividades que amaban y han dejado atrás.

Todos los videos están a disposición de ustedes para que conozcan las opciones con las que contamos y nos ayudan a vivir mejor. Recordemos que no solo somos cuerpos físicos, que también contamos con un cuerpo mental, uno emocional, uno energético y uno espiritual. En la medida que podamos cuidar de todos ellos y encontrar un balance, tendremos una mejor calidad de vida.